volver a la página principal


Punto y final al espejismo de excavación 
CT / Toledo - 09/03/2012

Un instante después de reconocer el importante hallazgo se pone fecha al final de las obras de "adecuación y adecentamiento" del Circo Romano

No debemos engañarnos, ya que desde el preciso instante que se anunciaron estas obras desde la empresa pseudo fantasma, Toletum Visigodo, se sabía que el único fin era urbanizar el Circo Romano, al igual que se ha hecho en el resto de Vega Baja, desoyendo las voces de expertos y de la propia UNESCO, que ya en el tiempo de la declaración como Patrimonio Mundial que ahora el Ayuntamiento celebra, se pedía la eliminación de la calle que divide el circo máximo, la misma que ahora se "adecenta", regalando un corte de mangas a UNESCO con los dibujos en el suelo, que indican a próximas generaciones donde hay que excavar.

La arqueología no tiene fecha, pese a lo cual ya sabemos que será el mes de abril el elegido para inaugurar los flamantes aparcamientos regalados por Emiliano García-Page a la Venta de Aires, del mismo modo que nada más acceder al trono municipal les regaló unos bolardos para proteger la última ampliación ilegal, con una explícita y expresa denegación desde la dirección general de Patrimonio en 2006.

Para el alcalde es una "vergüenza" el abandono sufrido por el Circo Romano durante tantos años, para lo cual ha señalado que a falta de romanos, el proyecto de ordenación que se está ejecutando es "muy sensible" con el entorno, "haciendo compatible la vida de las personas y de los vecinos y el tráfico comercial", que recordamos es muy superior al de cualquier zona no histórica de la ciudad. Recordar que bajo su mandato no sólo se ha seguido aparcando sobre un BIC declarado, sino que la falta de protección ha ocasionado diversos daños dentro de los restos ubicados en el Parque Escolar, con una "adecuación" llevada a cabo directamente por el arquitecto municipal y su contrata arqueológica (la del martillo neumático), con la que no parece haber consenso entre los técnicos sobre las formas (progresistas) de mantener en pie las arcadas con barras metálicas y cemento, además de las muchas piedras importadas (no romanas) para el simple adorno.

García-Page agradeció a la Universidad Regional su colaboración en el proyecto de recuperación del Circo Romano, donde han trabajado 25 alumnos del Grado de Humanidades y del Máster en Patrimonio, por hacer sus prácticas, en la puesta en valor de uno los monumentos más importantes de España y al mismo tiempo "uno de los más desatendidos".

Después de que la dirección general de Cultura recibiera la petición de información de CANAL TOLEDO, a la que nos contestaron que el único control se hacía por "teléfono y email", nos consta que la excavación ha recibido alguna visita de inspección, con arqueólogos enviados desde la consejería de Educación, Cultura y Deportes.

De la "intervención arqueológica" y por supuesto de la urbanística, ha hablado el único responsable "cualificado" del Consistorio, que aunque parezca mentira no es el de Cultura, que se dedica a las inauguraciones, exposiciones y conciertos, sino el de Urbanismo.

Javier Nicolás explicó que la ampliación del Circo Romano, "la hicieron los romanos" y que han permitido constatar que el primitivo circo (siglo I D.C.) pasó de un recinto de 408 metros a 420, lo que significa que Toledo "pasó a primera división", lo que no significa de ninguna forma tomarse en serio la excavación, que sólo se ha realizado para justificar unos nuevos aparcamientos. También ha confirmado el hallazgo de un cementerio de la Edad Media con la superposición de yacimientos romanos, visigodos, árabes y cristianos, lo que demuestra que toda la Vega Baja es el mismo yacimiento, desde el circo a mucho más allá de La Peraleda, como queda constatado en la propia carta arqueológica de Toledo, que curiosamente se dejaba fuera del POM, del que es parte el circo y entorno, por lo que cualquier "urbanización" debería someterse a la instancia que durante 25 años se ha ninguneado.

En cuanto a lo urbanístico, Nicolás confirma que la intención es ordenar/adecentar el estacionamiento de vehículos, trasladándolos a un "aparcamiento disuasorio" situado junto al centro cultural San Ildefonso, zona que nos dicen "quienes excavaron" en su día que es arqueológicamente incluso "más caliente", y habilitando zonas de estacionamiento en línea junto a los restaurantes.

La pequeña excavación, "restos más visibles" según el concejal, se acotará con una valla perimetral y así en abril se inaugurará el "adecentamiento" (urbanización) de la calle que da acceso a las viviendas del paseo, dando vía libre al masivo tráfico de los restaurantes, autoescuelas y buses turísticos que visitan los talleres de damasquino de la zona.

La inversión (urbana y arqueológica) asciende a 760.000 euros, partida que proviene del 1% Cultural del Ministerio de Fomento (carreteras), gracias a la sensibilidad del Estado por los derrumbes. Como vemos la palabra dada por la ministra de Cultura en 2006, Carmen Calvo, de excavar de una vez todo el circo y las sucesivas de Barreda, tras "el incendio" de Vega Baja, han quedado diluidas en la niebla del río.

 





Noticias relacionadas:

Enésima ocultación municipal

El Ayuntamiento y las "ruinas romanas"

 

La voz experta:  Page/Nicolás  





Participa en Facebook Síguenos en Twitter ContactoNosotrosVivir Canal Toledo en YouTube
Aviso Legal